Caja registradora en tiendas escolares

Las cajas registradoras han aparecido en todas las tiendas, incluso en línea, pero al mismo tiempo en peluquerías, cosméticos, salones médicos y extranjeros. Y aunque los usuarios no tienen que llevar recibos emitidos por el proveedor del servicio o el cajero en la tienda, naturalmente deben encargarse de tomar el recibo impreso.

Cada impresora fiscal posnet tiene la función de imprimir un recibo para el destinatario y la capacidad de imprimir un recibo para el propietario del cajero. También es el propietario de la caja registradora quien determina si los recibos de los acuerdos con las autoridades fiscales se crean o se colocan en un rollo adicional en la versión en papel, o si solo deben registrarse en un medio digital.

En el éxito del cliente, tomar el recibo de la caja registradora es lo mejor. Un grupo de clientes se queja de que no necesitan el recibo para nada, de que es un papel especial que tirarán en un momento, pero por no entregar el recibo al cliente, el cajero puede entregar un boleto. Cada vez más, las oficinas de impuestos dirigen a sus empleados a las tiendas, a los puestos en el corazón comercial, es decir, a los temas de servicio, para verificar si el cliente ha recibido un recibo. Está permitido si el cliente tiene un recibo impreso y el usuario no lo ha tomado. Dichos recibos deben ser destruidos. Si el recibo se encuentra en un lugar característico, y el cliente ya puede salir de la tienda, también dejar la impresión de la caja registradora es responsabilidad del cajero, quien puede ser castigado con un boleto de impuestos por no emitir el recibo al cliente.

El Ministerio de Finanzas también decidió apoyar la popularización de los clientes que reciben recibos de las cajas registradoras. A finales de 2015, se lanzó una Lotería de recibos, en la que todos los propietarios de un recibo fiscal pueden participar. El titular del recibo, que documenta la compra de un material o servicio por un monto superior a 10 PLN, puede guardar su recibo en parte de la lotería, entregando, entre otros. número de caja registradora, número de impresión, especificando el tamaño y la fecha de compra. La idea del evento es otorgar recibos afortunados con valiosos premios materiales, que se sortean una vez al mes. Una vez por trimestre, la categoría de bonificación de los expositores de recibos se ajusta adicionalmente. Los titulares de dichos recibos especiales, emitidos hasta ahora por peluqueros y cosmetólogos y, precisamente, por consultorios médicos y dentales, también pueden obtener valiosos premios especiales.